De Veracruz al mundo
ESPACIO CIUDADANO
Jorge E. Lara de la Fraga
2020-09-22 / 21:24:27
¡A 55 años de un acontecimiento guerrillero!
“Los hombres piensan que son los únicos que viven y mueren… Todos morimos, pero unos seres sufren más…”
Hace más de 5 décadas ocurrió un hecho que me impacto sobremanera, cuando laboraba como docente en la ciudad de Córdoba y había egresado, dos años antes, de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana; para ese entonces imperaba en el escenario nacional el partido tricolor y fungía como Presidente de la República Gustavo Díaz Ordaz, en medio de protestas diversas, de represiones y de varios presos políticos en Lecumberri. Fue el 23 de septiembre de 1965, ante arbitrariedades del gobierno estatal y comportamientos abusivos de caciques regionales, cuando un pequeño grupo de 9 jóvenes se atrevió a saltar, con armamento rudimentario, el cuartel militar de la localidad de Madera, en el Estado de Chihuahua, resguardado por más de 100 efectivos bien pertrechados. En este año y en este mes se cumplen 55 años de esa osada aventura e incorporo el cometario que elaboré en el pasado reciente:



Después de algunos años, estoy releyendo la última novela de Carlos Montemayor, el extraordinario intelectual y humanista chihuahuense que muere en el segundo mes del 2010. Ese singular personaje plasmó literariamente en su obra “Las mujeres del alba” una serie de testimonios, sentimientos y vivencias de madres, hermanas, esposas e hijas de esos jóvenes que ofrendaron su existencia, por un país mejor, el 23 de septiembre de 1965 en la localidad de Ciudad Madera, en el asalto al cuartel militar de dicha zona, utilizando armas rústicas, explosivos caseros y estando en proporción de desventaja numérica de 10 a 1. Ese suceso dramático y conmovedor en el marco de la lucha sociopolítica mexicana impactó a Montemayor, quien a sus 18 años como estudiante grabó fielmente en su memoria tal acontecimiento.



Transcurrieron 38 años para que el versátil hombre de Parral sacara a la luz pública su novela “Las armas del alba”, donde describe magistralmente los motivos de esos muchachos idealistas, encabezados por el profesor Arturo Gámiz y el doctor Pablo Gómez, que se oponían a los abusos de los caciques y terratenientes, a la complicidad de las autoridades con los poderosos para explotar a los campesinos envueltos en su pobreza, con carencias educativas y sin apoyos o ayunos de asesoría agropecuaria. Ese texto conocido en 2003 restituye memoria y dignidad a los caídos y representa el surgimiento de las guerrillas en la historia reciente de nuestro país. La sensibilidad y juicio crítico del autor propició entender la angustia y compromiso ético de los protagonistas ante la descomunal empresa bélica: “Tienes miedo? ; es ahora y aquí…”, no había vuelta de hoja, esos 17 o 18 jóvenes se jugaron el todo por el todo ante 120 efectivos castrenses bien armados y entrenados.



Hay que consignar que cuando Montemayor presentó la citada novela (2003) en Ciudad Juárez, escuchó el sentir o reproche de una de las asistentes a dicho evento. Fue la profesora Alma Gómez quien le indicó la ausencia de mención a las mujeres en su



trabajo narrativo. Es de entenderse que desde ese momento el sensible Carlos se comprometió a escribir otro libro que proyectara el mensaje o discurso femenino ante el acontecimiento de Ciudad Madera. Así surge en 2010 la novela “Las mujeres del alba”, donde se incorporan 95 monólogos femeninos y es el espacio donde las madres, esposas, hijas y hermanas de los guerrilleros vierten sus angustias, inconformidades, anhelos, emociones y sentimientos de protección hacia los suyos. A mi modo de ver Montemayor se sublima en esta su última obra literaria, pues logra plasmar en sus personajes la tragedia acontecida. Transmite en ese relato coral “la emoción, el miedo, el dolor, la tristeza, el amor de todas y cada una de esas féminas, que aunque diferentes entre sí, tenían algo en común, conciencia social, valentía, dignidad y solidaridad para con sus hombres…”



De manera sintética se puede aseverar que “Las armas del alba” y “Las mujeres del alba” son dos visiones de un mismo suceso. Son dos novelas, la versión masculina y la interpretación femenina del primer levantamiento guerrillero de la historia moderna en nuestro sufrido México. Hay que leer esas dos aportaciones de ese singular novelista y poeta norteño que se hizo merecedor a varias distinciones culturales, literarias y académicas. Carlos Montemayor en febrero de 2010, ya muy quebrantado de salud le externó a su esposa Susana: “Siento que es mi mejor novela…” Un amigo indicó: “estaba satisfecho porque había logrado concluir una obra diferente a todo lo que había escrito hasta entonces…” Además había saldado una promesa emitida 7 años antes a una docente.



Las circunstancias actuales nos indican que nuestro país amerita un profundo cambio social, económico y político por la vía pacífica. Durante las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado hubo experiencias terribles y sangrientas que no deben repetirse. Acorde con Fritz Glockner, esa llama heroica encendida antes del movimiento del 68, “debe dejar de ser nostalgia y evitar disfrazarse de impunidad para alcanzar a quienes han diseñado por varias décadas la tarea de la ignominia”.



Atentamente



Profr. Jorge E. Lara de la Fraga.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¡Ánimo, nos veremos en los próximos comicios (2021 y 2022)! 2020-06-08
• El Coronavirus “descobijó” a Donald Trump 2020-05-31
• Entre penas y recuerdos 2020-05-24
• El Covid-19 y mis nietos. 2020-05-20
• El Covid-19 y mis nietos 2020-05-18
• Un pugilista portentoso 2020-05-12
• ¡La naturaleza no olvida, siempre sanciona! 2020-05-05
• “Temporada de zopilotes”, en el siglo XXI 2020-04-27
• La pandemia, “como anillo al dedo” 2020-04-20
• Ante la emergencia, la necesaria unidad nacional 2020-04-12
• El coronavirus y la cuarentena 2020-04-06
• La pugna EEUU-CHINA y en coronavirus 2020-03-28
• En el vuelo del águila 2020-03-23
• Esos machos: ¿Quién tira la primera piedra? 2020-03-18
• El Rey Midas “del chayote” 2020-03-09
• La aventura de un singular anciano 2020-03-01
• En contra del sadismo escolar. 2020-02-26
• La juventud en sincronía con sus talentos 2020-02-18
• La ciencia y los farsantes 2020-02-11
• Los dos Papas y el Guasón 2020-02-05
• La BENV dinámica y propositiva 2020-01-27
• Aún hay médicos honestos y eficientes. 2020-01-21
• En aras de los “faros existenciales” 2020-01-13
• La generación silenciada de la dignidad 2020-01-07
• Algo para los inquietos renuevos. 2020-01-02
• Nepantla 1974 y “la guerra sucia” 2019-12-23
• Reflexiones en el atardecer 2019-12-16
• Hacia un promisorio segundo año de gobierno 2019-12-12
• ¡Parece que fue ayer, hace 57 años! 2019-12-04
• ¿EL ocaso de los “3 fantásticos”? 2019-11-27
• ¡AMLO, a un año de gestión! 2019-11-18
• El cambio avanza, la resistencia arremete 2019-11-12
• “El Canelo” y mis dudas 2019-11-04
• “El caballo negro” de la Serie Mundial 2019-10-24
• Huatusco, vivencias y potencialidades 2019-10-21
• ¡Media centuria de la Oficial “B”! 2019-10-14
• Córdoba y José José en la nostalgia 2019-10-03
• ¡Un prodigioso Conjunto Folklórico! 2019-09-19
• Superviviente designado. 2019-09-10
• Superviviente designado. 2019-09-10
• ¡Agonía y éxtasis… hace 31 años! 2019-09-03
• Reconocimiento al Maestro Rodríguez Revoredo. 2019-08-27
• Miguel Montalvo y sus cuentos. 2019-08-20
• “Los Grillos”, generación comprometida 2019-08-14
• En pos de tranquilidad y frescura 2019-05-29
• Preocupaciones añejas de un profesor. 2019-05-15
• El difícil arte de gobernar 2019-05-02
• Pronósticos, caídas y éxitos deportivos 2019-04-25
• Hawking y los agujeros negros 2019-04-17
• Con todo respeto al Señor Presidente. 2019-04-11
• A cinco lustros de un infame crimen 2019-04-03
• ¿Acabó “el recreo” para la CNTE? 2019-03-27
• Lapsos para “apretar tuercas” 2019-03-20
• Entre posgrados, capacidades y rendimientos 2019-03-14
• Ayer tuve un sueño… 2019-03-06
• ¡Congruencia, eficiencia y honestidad! 2019-02-24
• Lobo imperialista despiadado 2019-02-12
• De historia y de un familiar 2019-02-07
• Preguntas inquietantes y respuestas sorprendentes 2019-01-30
• ¡La lucha por ser mejor! 2019-01-17
• Un suplicio: el pago del predial. 2019-01-10
• ¡Más acciones, menos declaraciones! 2018-12-19
• Entre difuntos, historia y añoranzas 2018-11-22
• Vientos de transformación 2018-11-15
• El optimismo ante el devenir 2018-10-25
• ¡Más luz y menos oscuridad! 2018-10-17
• La masacre del 68 2018-10-01
• ¡Hace 50 años hubo gas y represión! 2018-09-25
• Trepidante cotejo boxístico 2018-09-20
• ¡A laborar con dignidad, honradez y eficiencia! 2018-09-11
• Entre suspenso y nuevos horizontes 2018-08-30
• ¿Todos somos “morenistas”? 2018-08-22
• Una luz de esperanza… 2018-08-15
• Miscelánea temática 2018-08-08
• Una mujer humanista y valerosa 2018-08-01
• En torno a esa mentada Reforma… 2018-07-25
• Reto importante y compromiso histórico 2018-07-18
• La BENV y “La Reforma” 2018-07-11
• La BENV y “la Reforma” 2018-07-05
• ¡No se acaba, … hasta que se acaba! 2018-06-27
• ¿Por qué debemos votar? 2018-06-22
• ¡Hace 50 años murió “El Chango”! 2018-06-12
• Una familia veracruzana (segunda y última parte) 2018-06-06
• ¡Una “Alameda” en peligro! 2018-05-31
• Una familia veracruzana 2018-05-28
• ¿Existe el crimen perfecto? 2018-05-21
• ¡Sigue la guerra sucia! 2018-05-14
• ¡La amistad, por sobre las diferencias! 2018-05-05
• ¡El miedo no anda en burro! 2018-04-30
• El Huatusco de mis afectos 2018-04-25
• El Bronco: mentiras, trampas y cinismo 2018-04-16
• ¡Con sabor y sudor popular! 2018-04-09
• Incremento en el deterioro ecológico 2018-04-04
• ¡Van Gogh sigue vigente! 2018-03-28
• ¿Un alma en pena? 2018-03-22
• La ciencia y la educación 2018-03-07
• Veamos “el vaso medio lleno” 2018-02-26
• Pueblo chico, infierno grande… 2018-02-18
• Darwin, ejemplo para la juventud 2018-02-11
• Entre la política y el deport 2018-02-08
• Federer, atleta y ser ejemplar 2018-01-29
• Recuerdos y deseos en la cuesta de enero. 2018-01-15
• ¡Ya tengo mi gallo! 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010