De Veracruz al mundo
ESPACIO CIUDADANO
Jorge E. Lara de la Fraga
2018-03-22 / 09:14:24
¿Un alma en pena?
“Soporta las penas sin inclinarte, no te dejes abatir por las derrotas”
Día domingo por la tarde y el inquieto individuo no ha recibido ningún mensaje telefónico ni tampoco una señal de algún colega por la vía digital. Revisó los periódicos, escuchó las noticias del día y tuvo la oportunidad de ver los titulares del viernes y del sábado pero no encontró alguna referencia a su persona. Pareciera no existir y sufre en solitario los días y las horas. Baja de su recámara para comer los alimentos esmerados y deliciosos que le confecciona una amable señora, con la cual poco dialoga porque dicha servidora tiene la encomienda de proceder con respeto, tal como ocurre con el chofer que únicamente compra los artículos de la casa y las provisiones alimenticias. De poco vale, en tales circunstancias, una hermosa residencia con prados y con todas las comunidades, si los familiares cercanos al dueño viven en sus respectivas casas.



El infeliz ex-gobernantes recuerda con emoción las épocas doradas, cuando era recibido con alegría por colegas, compañeros, políticos y personajes de las finanzas. Se daba el lujo de no asistir a eventos, pues bien sabía cómo quedar bien después y hasta obtener estupendos dividendos si en una de esas ceremonias fastuosas prometía cosas y servicios, aunque en el futuro no cumpliera con su palabra. Disponía de recursos y dinero para transitar a cualquier lugar y se regodeaba ante sus “cuates” indicándoles que hacía buen uso del “pinche poder”, cumpliendo sus caprichos de toda índole con sólo ordenarles a sus súbditos de confianza. Eran memorables -para él y sus compinches- sus francachelas, comilonas y excesos carnales. Los licores, vinos y viandas exquisitas, así como las acompañantes femeninas de singular presencia, eran el pan nuestro de cada tarde o noche orgiástica, todo claro con el dinero del pueblo.



Ahora, el taciturno sujeto vivía de sus recuerdos y de esos “resplandores fatuos” donde intervenían en sus ensoñaciones especímenes vulgares, mentirosos, demagogos, cobardes y traidores. Nadie de ese ejército de rufianes, que antes le festinaban sus ocurrencias y bromas, lo frecuentaban ni se dignaban a enviarle siquiera una tarjeta de agradecimiento o un aviso de su actual domicilio y ocupación. El desierto podría ser más grato que esa oscuridad y soledad que arrastraba cotidianamente como pesadas cadenas tal elemento, con el agravante de que acusaba achaques del páncreas, dolores de cabeza, arritmias y problemas de locomoción.



A la atormentada mente de ese ser se agolpaban interrogantes como las siguientes: ¿En verdad era tan inteligente y extraordinario, como lo decían sus auxiliares?, ¿fui en mi época el salvador de mi pueblo en momentos de emergencia y de fuertes inundaciones?, ¿por qué fui vitoreado y reconocido hasta en el extranjero por mis gestiones audaces y ahora pareciera que nunca hice nada o existí, o sólo es el desvarío insomne de un ente enajenado?, ¿ocupé realmente muchos cargos; fui diputado, senador y gobernador?, ¿quién me podría contestar varias de mis dudas, inquietudes e incertidumbres?.



Ya a las 19 horas, una vez cayendo el día por esos meses frescos de octubre y noviembre, el infeliz Fidencio “M” (nombre clave del personaje de la historia) se refugiaba en su recámara para escuchar música, ver una película o disfrutar una serie de T.V. Odiaba la oscuridad porque era el preámbulo para supuestamente dormir y “reponer



energías”, sólo que para él representaba tal período el lapso de angustias, pesadillas y de recuerdos indeseables de su vida pública. Tal cúmulo de malos sueños y vivencias aberrantes eran pesados fardos para su estructura corporal, que cada vez acusaba menor peso, ausencia de apetito, dolores de cabeza, temblores y períodos afiebrados. Trataba a toda costa de descansar pero las horas nocturnas eran un rosario de tragedias, donde se veía en una cárcel o en un ataúd, perseguido por maleantes, exhibido por sus fechorías, ahorcado en una plaza pública y hasta ajusticiado por una turba alcoholizada. El infierno de Dante (el italiano) se quedaba corto con ese panorama desolador que experimentaba el tal Fidencio, otrora hacedor de milagros y “dueño de vidas y haciendas”



Lo anterior no es más que un pálido reflejo de lo que padecen algunos verdaderos pillos de este país; si no me lo creen traten de investigar el presente de algunos gobernantes que en el pasado reciente se enriquecieron y ahora buscan por todos los medios alcanzar el mando y la protección. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia; probablemente algunos supongan que el comentario tenga destinatarios. El único propósito del mismo es “el desquite iluso” de un ciudadano que se incomoda con la ausencia de justicia y con la complicidad de las autoridades.



Atentamente



Profr. Jorge E. Lara de la Fraga.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• La aventura de un singular anciano 2020-03-01
• En contra del sadismo escolar. 2020-02-26
• La juventud en sincronía con sus talentos 2020-02-18
• La ciencia y los farsantes 2020-02-11
• Los dos Papas y el Guasón 2020-02-05
• La BENV dinámica y propositiva 2020-01-27
• Aún hay médicos honestos y eficientes. 2020-01-21
• En aras de los “faros existenciales” 2020-01-13
• La generación silenciada de la dignidad 2020-01-07
• Algo para los inquietos renuevos. 2020-01-02
• Nepantla 1974 y “la guerra sucia” 2019-12-23
• Reflexiones en el atardecer 2019-12-16
• Hacia un promisorio segundo año de gobierno 2019-12-12
• ¡Parece que fue ayer, hace 57 años! 2019-12-04
• ¿EL ocaso de los “3 fantásticos”? 2019-11-27
• ¡AMLO, a un año de gestión! 2019-11-18
• El cambio avanza, la resistencia arremete 2019-11-12
• “El Canelo” y mis dudas 2019-11-04
• “El caballo negro” de la Serie Mundial 2019-10-24
• Huatusco, vivencias y potencialidades 2019-10-21
• ¡Media centuria de la Oficial “B”! 2019-10-14
• Córdoba y José José en la nostalgia 2019-10-03
• ¡Un prodigioso Conjunto Folklórico! 2019-09-19
• Superviviente designado. 2019-09-10
• Superviviente designado. 2019-09-10
• ¡Agonía y éxtasis… hace 31 años! 2019-09-03
• Reconocimiento al Maestro Rodríguez Revoredo. 2019-08-27
• Miguel Montalvo y sus cuentos. 2019-08-20
• “Los Grillos”, generación comprometida 2019-08-14
• En pos de tranquilidad y frescura 2019-05-29
• Preocupaciones añejas de un profesor. 2019-05-15
• El difícil arte de gobernar 2019-05-02
• Pronósticos, caídas y éxitos deportivos 2019-04-25
• Hawking y los agujeros negros 2019-04-17
• Con todo respeto al Señor Presidente. 2019-04-11
• A cinco lustros de un infame crimen 2019-04-03
• ¿Acabó “el recreo” para la CNTE? 2019-03-27
• Lapsos para “apretar tuercas” 2019-03-20
• Entre posgrados, capacidades y rendimientos 2019-03-14
• Ayer tuve un sueño… 2019-03-06
• ¡Congruencia, eficiencia y honestidad! 2019-02-24
• Lobo imperialista despiadado 2019-02-12
• De historia y de un familiar 2019-02-07
• Preguntas inquietantes y respuestas sorprendentes 2019-01-30
• ¡La lucha por ser mejor! 2019-01-17
• Un suplicio: el pago del predial. 2019-01-10
• ¡Más acciones, menos declaraciones! 2018-12-19
• Entre difuntos, historia y añoranzas 2018-11-22
• Vientos de transformación 2018-11-15
• El optimismo ante el devenir 2018-10-25
• ¡Más luz y menos oscuridad! 2018-10-17
• La masacre del 68 2018-10-01
• ¡Hace 50 años hubo gas y represión! 2018-09-25
• Trepidante cotejo boxístico 2018-09-20
• ¡A laborar con dignidad, honradez y eficiencia! 2018-09-11
• Entre suspenso y nuevos horizontes 2018-08-30
• ¿Todos somos “morenistas”? 2018-08-22
• Una luz de esperanza… 2018-08-15
• Miscelánea temática 2018-08-08
• Una mujer humanista y valerosa 2018-08-01
• En torno a esa mentada Reforma… 2018-07-25
• Reto importante y compromiso histórico 2018-07-18
• La BENV y “La Reforma” 2018-07-11
• La BENV y “la Reforma” 2018-07-05
• ¡No se acaba, … hasta que se acaba! 2018-06-27
• ¿Por qué debemos votar? 2018-06-22
• ¡Hace 50 años murió “El Chango”! 2018-06-12
• Una familia veracruzana (segunda y última parte) 2018-06-06
• ¡Una “Alameda” en peligro! 2018-05-31
• Una familia veracruzana 2018-05-28
• ¿Existe el crimen perfecto? 2018-05-21
• ¡Sigue la guerra sucia! 2018-05-14
• ¡La amistad, por sobre las diferencias! 2018-05-05
• ¡El miedo no anda en burro! 2018-04-30
• El Huatusco de mis afectos 2018-04-25
• El Bronco: mentiras, trampas y cinismo 2018-04-16
• ¡Con sabor y sudor popular! 2018-04-09
• Incremento en el deterioro ecológico 2018-04-04
• ¡Van Gogh sigue vigente! 2018-03-28
• La ciencia y la educación 2018-03-07
• Veamos “el vaso medio lleno” 2018-02-26
• Pueblo chico, infierno grande… 2018-02-18
• Darwin, ejemplo para la juventud 2018-02-11
• Entre la política y el deport 2018-02-08
• Federer, atleta y ser ejemplar 2018-01-29
• Recuerdos y deseos en la cuesta de enero. 2018-01-15
• ¡Ya tengo mi gallo! 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010