De Veracruz al mundo
ESPACIO CIUDADANO
Jorge E. Lara de la Fraga
2020-08-26 / 09:53:54
Es sencillo: ¡déjenlos ser!
“La llave del éxito en la vida es el conocimiento de uno mismo y del valor de las cosas…”


Jorge E. Lara de la Fraga.





Hace algún tiempo en una convivencia informal un hombre rústico, ya entrado en años, nos expresaba a todos los presentes que cada individuo tiene sus particulares “gracias”, que cada persona posee aptitudes específicas para desempeñarse con eficiencia en una labor determinada o para tener éxito en una profesión o en un oficio. Ese mismo compañero ocasional también aseveraba que si bien todos podríamos triunfar en razón de nuestras potencialidades intrínsecas, muchos lamentablemente no han logrado lo óptimo por encaminarse hacia senderos distintos a su misma naturaleza.



El hogar y la escuela, tanto los padres como los maestros, deben unir fuerzas para encauzar apropiadamente a las nuevas generaciones por el camino preciso, detectando las virtudes de ese material humano bajo su responsabilidad. Muchas veces los mayores obstaculizamos a los infantes o adolescentes que anhelan desenvolverse en determinada dirección y, en razón de comportamientos torpes y prepotentes, propiciamos que se escabullan vocaciones o empujamos a jóvenes por sendas diferentes, donde se van a proyectar en términos mediocres y poco significativos.



Conocí a un joven talentoso, con excelentes notas académicas, que fue obligado a estudiar medicina. Su “respetable” padre y su abuelo gozaban de prestigio en el terreno de la atención eficiente de las afecciones físicas, por ello se anhelaba que ese muchacho se identificara con la noble carrera de Hipócrates y de Galeno. A final de cuentas ese joven satisfizo el capricho de la parentela, pero después se enroló de manera definitiva en actividades comerciales de carácter empresarial. Existe también la lamentable historia de un investigador universitario que se empecinó en hacer de sus hijos réplicas de él mismo, enfrascándolos en tareas intelectuales arduas y ajenas al interés de los muchachos. Pasaron como familia muchas situaciones tensas para propiciar, en un momento de crisis, el suicidio de una persona y la huida de un elemento de ese hogar.



Sería deseable que a todo muchacho, al culminar sus estudios de nivel medio superior (bachillerato), se le aplicara una batería de pruebas o tests para detectar sus habilidades, sus intereses, sus capacidades cognoscitivas y sus inclinaciones profesionales -vocacionales. Aunado a ese diagnóstico personal, poner a disposición de los interesados información de carreras universitarias, la demanda ocupacional de las profesiones diversas y una relación de planteles de estudios reconocidos. Una buena asesoría psicopedagógica permitiría servir de contraparte o de antídoto para evitar decisiones equivocadas, tanto de los alumnos como de esos ancestros medievales que quieren imponer su criterio en la directriz vital y en el desempeño profesional o laboral de sus consanguíneos.



Cuando observo el desempeño de un responsable ebanista, también el trabajo de un ameritado albañil, la tarea de un eficiente fontanero o la labor del hábil herrero que transforma el acero en artísticas balaustradas, puedo decir como mis mayores que “un oficio bien vale una hacienda”, razonando en tal contexto que la persona identificada a plenitud con su actividad cotidiana es un elemento feliz y exitoso, no así muchos otros individuos que deambulan tristemente sin rumbo por la vida, con un título bajo el brazo, con escaso interés hacia su desempeño laboral y efectuando actividades ajenas a los estudios cursados en una institución del nivel superior.



Tanto en el siglo XIX como en el siglo XX varios personajes de ambos sexos se distinguieron en los ámbitos culturales, científicos y pragmáticos, arribando a la posteridad con la aclaración pertinente de que la mayoría de ellos tuvieron que reencauzar su derroteros o destinos porque inicialmente, tanto en lo laboral como en lo profesional, se desempeñaban en tareas que no eran de su pleno agrado. Al leer los datos biográficos de tales elementos destacados nos sorprendemos de su tenacidad y entereza, pues a base de férrea voluntad y de espartano esfuerzo se encaminaron finalmente hacia su genuina senda personal, misma que los proyectó o catapultó de manera sobresaliente por sobre sus contemporáneos, todo para bien de la comunidad mundial. Así, sin ataduras de ninguna índole, brillaron con luz propia en las diversas artes, en la ciencia e investigación, en el ramo tecnológico, en las labores prácticas, en la literatura, en la medicina, en la docencia y en el desempeño socio-económico y político.



Mal proceden los progenitores que no respaldan a sus descendientes cuando los dirigen por horizontes distintos a sus singulares posibilidades, así como también actúan incorrectamente algunos profesores cuando frenan los ricos patrimonios de ejecución espontánea de los niños y jóvenes a su encomienda. Tan fácil que sería dejar que los educandos procedan sin restricciones enfermizas, donde los padres y maestros operen con sensibilidad pedagógica para tender “puentes de esperanza” y senderos de significativa realización humana. Quienes viven en sincronía con su naturaleza son plenos y dichosos, serán triunfadores de su propia vida.



___________________________________



Atentamente:



Profr. Jorge E. Lara de la Fraga.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¡Ánimo, nos veremos en los próximos comicios (2021 y 2022)! 2020-06-08
• El Coronavirus “descobijó” a Donald Trump 2020-05-31
• Entre penas y recuerdos 2020-05-24
• El Covid-19 y mis nietos. 2020-05-20
• El Covid-19 y mis nietos 2020-05-18
• Un pugilista portentoso 2020-05-12
• ¡La naturaleza no olvida, siempre sanciona! 2020-05-05
• “Temporada de zopilotes”, en el siglo XXI 2020-04-27
• La pandemia, “como anillo al dedo” 2020-04-20
• Ante la emergencia, la necesaria unidad nacional 2020-04-12
• El coronavirus y la cuarentena 2020-04-06
• La pugna EEUU-CHINA y en coronavirus 2020-03-28
• En el vuelo del águila 2020-03-23
• Esos machos: ¿Quién tira la primera piedra? 2020-03-18
• El Rey Midas “del chayote” 2020-03-09
• La aventura de un singular anciano 2020-03-01
• En contra del sadismo escolar. 2020-02-26
• La juventud en sincronía con sus talentos 2020-02-18
• La ciencia y los farsantes 2020-02-11
• Los dos Papas y el Guasón 2020-02-05
• La BENV dinámica y propositiva 2020-01-27
• Aún hay médicos honestos y eficientes. 2020-01-21
• En aras de los “faros existenciales” 2020-01-13
• La generación silenciada de la dignidad 2020-01-07
• Algo para los inquietos renuevos. 2020-01-02
• Nepantla 1974 y “la guerra sucia” 2019-12-23
• Reflexiones en el atardecer 2019-12-16
• Hacia un promisorio segundo año de gobierno 2019-12-12
• ¡Parece que fue ayer, hace 57 años! 2019-12-04
• ¿EL ocaso de los “3 fantásticos”? 2019-11-27
• ¡AMLO, a un año de gestión! 2019-11-18
• El cambio avanza, la resistencia arremete 2019-11-12
• “El Canelo” y mis dudas 2019-11-04
• “El caballo negro” de la Serie Mundial 2019-10-24
• Huatusco, vivencias y potencialidades 2019-10-21
• ¡Media centuria de la Oficial “B”! 2019-10-14
• Córdoba y José José en la nostalgia 2019-10-03
• ¡Un prodigioso Conjunto Folklórico! 2019-09-19
• Superviviente designado. 2019-09-10
• Superviviente designado. 2019-09-10
• ¡Agonía y éxtasis… hace 31 años! 2019-09-03
• Reconocimiento al Maestro Rodríguez Revoredo. 2019-08-27
• Miguel Montalvo y sus cuentos. 2019-08-20
• “Los Grillos”, generación comprometida 2019-08-14
• En pos de tranquilidad y frescura 2019-05-29
• Preocupaciones añejas de un profesor. 2019-05-15
• El difícil arte de gobernar 2019-05-02
• Pronósticos, caídas y éxitos deportivos 2019-04-25
• Hawking y los agujeros negros 2019-04-17
• Con todo respeto al Señor Presidente. 2019-04-11
• A cinco lustros de un infame crimen 2019-04-03
• ¿Acabó “el recreo” para la CNTE? 2019-03-27
• Lapsos para “apretar tuercas” 2019-03-20
• Entre posgrados, capacidades y rendimientos 2019-03-14
• Ayer tuve un sueño… 2019-03-06
• ¡Congruencia, eficiencia y honestidad! 2019-02-24
• Lobo imperialista despiadado 2019-02-12
• De historia y de un familiar 2019-02-07
• Preguntas inquietantes y respuestas sorprendentes 2019-01-30
• ¡La lucha por ser mejor! 2019-01-17
• Un suplicio: el pago del predial. 2019-01-10
• ¡Más acciones, menos declaraciones! 2018-12-19
• Entre difuntos, historia y añoranzas 2018-11-22
• Vientos de transformación 2018-11-15
• El optimismo ante el devenir 2018-10-25
• ¡Más luz y menos oscuridad! 2018-10-17
• La masacre del 68 2018-10-01
• ¡Hace 50 años hubo gas y represión! 2018-09-25
• Trepidante cotejo boxístico 2018-09-20
• ¡A laborar con dignidad, honradez y eficiencia! 2018-09-11
• Entre suspenso y nuevos horizontes 2018-08-30
• ¿Todos somos “morenistas”? 2018-08-22
• Una luz de esperanza… 2018-08-15
• Miscelánea temática 2018-08-08
• Una mujer humanista y valerosa 2018-08-01
• En torno a esa mentada Reforma… 2018-07-25
• Reto importante y compromiso histórico 2018-07-18
• La BENV y “La Reforma” 2018-07-11
• La BENV y “la Reforma” 2018-07-05
• ¡No se acaba, … hasta que se acaba! 2018-06-27
• ¿Por qué debemos votar? 2018-06-22
• ¡Hace 50 años murió “El Chango”! 2018-06-12
• Una familia veracruzana (segunda y última parte) 2018-06-06
• ¡Una “Alameda” en peligro! 2018-05-31
• Una familia veracruzana 2018-05-28
• ¿Existe el crimen perfecto? 2018-05-21
• ¡Sigue la guerra sucia! 2018-05-14
• ¡La amistad, por sobre las diferencias! 2018-05-05
• ¡El miedo no anda en burro! 2018-04-30
• El Huatusco de mis afectos 2018-04-25
• El Bronco: mentiras, trampas y cinismo 2018-04-16
• ¡Con sabor y sudor popular! 2018-04-09
• Incremento en el deterioro ecológico 2018-04-04
• ¡Van Gogh sigue vigente! 2018-03-28
• ¿Un alma en pena? 2018-03-22
• La ciencia y la educación 2018-03-07
• Veamos “el vaso medio lleno” 2018-02-26
• Pueblo chico, infierno grande… 2018-02-18
• Darwin, ejemplo para la juventud 2018-02-11
• Entre la política y el deport 2018-02-08
• Federer, atleta y ser ejemplar 2018-01-29
• Recuerdos y deseos en la cuesta de enero. 2018-01-15
• ¡Ya tengo mi gallo! 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010