De Veracruz al mundo
ES CUANTO...
Héctor RaúlRodríguez
2020-11-30 / 13:16:08
El monólogo como discurso del poder ni es liberal ni es democrático
Además del periodo de la Reforma, en el siglo XIX, cuando el Presidente Benito Juárez y su generación restauraron la República – y acabaron con las pretensiones de los grupos más conservadores del país de instaurar una monarquía -, en México difícilmente podría encontrarse otra generación de políticos que haya estado a la altura de las circunstancias y que entendiera a cabalidad, en un diálogo con la nación, lo que el país requería en ese momento concreto de su historia.

En 1910 Madero entendió la necesidad de democratizar al país tras la dictadura porfirista, pero una vez en el poder no quiso o no supo escuchar las demandas sociales de tierra y de mejores condiciones de vida para la población, lo que explica la rebelión del caudillo del Sur, Emiliano Zapata, y la asonada de Victoriano Huerta para hacerse del poder a través de las armas y la traición.

Venustiano Carranza encabezó el movimiento armado para restaurar el orden constitucional, apoyado por los sonorenses Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, y Adolfo de la Huerta y por el Centauro del Norte, Francisco Villa, así como por Zapata en el sur, pero una vez que derrotó a Huerta y convocó al constituyente para crear la Constitución social de 1917, quiso pacificar al país designando a un sucesor civil, y se negó a escuchar las voces que hablaban de las aspiraciones de los generales revolucionarios, un error de cálculo que le costó la vida y que llevó al poder a los caudillos sonorenses.

Obregón y Calles tuvieron y ejercieron el poder pero tampoco escucharon de sus límites; el primero se reeligió pero no pudo asumir su segundo mandato pues fue asesinado en un restaurante de San Ángel, en la ciudad de México, ya en calidad de presidente electo; el segundo buscó institucionalizar la transmisión del poder para evitar las asonadas al interior del grupo revolucionario, pero él mismo pretendió ejercer un Maximato que terminó cuando fue exiliado del país por el entonces presidente Lázaro Cárdenas.

El de Jiquilpan, Michoacán, pasó a la historia por haber nacionalizado el petróleo, por abrir las puertas a los españoles republicanos que huían del régimen fascista de Francisco Franco, pero no escuchó las voces de los excesos del militarismo expresado en figuras como su secretario de Guerra, Pablo Quiroga, compadre de Manuel Parra, dueño de la hacienda de Alomolonga en Veracruz y jefe de una gavilla de pistoleros a los que se atribuye la muerte de más de 2 mil campesinos y políticos en la zona centro del estado, entre ellos, del gobernador electo Manlio Fabio Altamirano.

Luego vino la era de la revolución institucionalizada, que le dio cierta estabilidad al país y mientras en otras otras naciones de Latinoamérica se registraban golpes de estado, en México comenzaba la era de los presidentes civiles. El problema del nuevo régimen posrevolucionario fue que, además del poder, la corrupción también se institucionalizó y la entropía llegó a su clímax con el salinismo, cuando se registraron los asesinatos de Luis Donaldo Colosio, del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y de José Francisco Ruiz Massieu.

En esa época surgieron los grandes movimientos democratizadores, que llevaron a la ciudadanización del Instituto Federal Electoral y la alternancia en el Gobierno de la Ciudad de México y la Cámara de Diputados en 1997, antecedentes de la primera alternancia en la presidencia de la república en el año 2000 y 2006.

Sin embargo, una vez en el poder, los presidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón no concretaron una transición democrática del viejo régimen priista, solo se dedicaron a administrarlo. Esta situación permitió que en 2012 el PRI recuperara la presidencia con una generación de jóvenes gobernadores formados en la era de la alternancia, que sin embargo llevaban impreso el ADN de la corrupción.

Los excesos de Javier Duarte en Veracruz, de 2010 a 2016, le abrieron las puertas del Palacio de Gobierno a un gobernador panista formado en el régimen priista, como Miguel Ángel Yunes Linares, quien llegó con la espada desenvainada y decidido a acabar con todo aquello que no se le sometiera.

Así las cosas, en el horizonte del 2018 apareció la coalición Juntos Haremos Historia como una opción esperanzadora de alternancia frente al fracaso ya conocido del PAN y PRI en la presidencia de la República, y frente a los excesos de corrupción y autoritarismo de Duarte y Yunes, en la entidad.

Mañana primero de diciembre se cumplen los primeros dos años de gobierno de la llamada Cuarta Transformación y de que los mexicanos y veracruzanos hicieron historia.

Sin embargo, ha transcurrido ya el primer tercio del gobierno y las cosas no son, ni en México ni en Veracruz, como dijeron que serían. Es cierto que el país ha tenido que enfrentar una situación inédita con la pandemia de Covid 19 a la que otros países del mundo más ricos, desarrollados y avanzados tampoco han sabido o podido contener. No obstante, la realidad es que el país está entre las primeras cinco naciones del mundo con más contagios y decesos por esa enfermedad.

En Veracruz, 1 millón 667 mil veracruzanos votamos por la alternancia y un cambio, con la esperanza de que, con el respaldo del presidente del mismo partido, se pusiera en marcha una nueva forma de concebir y ejercer el servicio público, basado en principios y valores, que pudieran permear de manera transversal en la administración pública, como la honestidad, la tolerancia y la democratización del poder.

Sin embargo, una vez transcurrido el primer tercio del gobierno, el único cambio visible en Veracruz solo existe en el discurso oficial, no en la realidad. ¿Cómo creer que son diferentes cuando ejercen el poder con las mismas premisas, la visión patrimonialista del gobierno y la arrogancia de quienes se piensan infalibles?

Duarte recibía a los veracruzanos para ver qué les robaba. Yunes para someterlos; pero el actual gobernador de Veracruz ni siquiera los recibe, ocupado cómo está en un monólogo que lleva dos años.

Tanto en Veracruz, como en el país, lo que se percibe es que cada vez se escucha menos a las voces y pensamientos críticos, una polarización como estrategia política que pretende dividir al país de manera maniquea entre conservadores y liberales, entre buenos y malos, entre honestos y corruptos, entre los que están a favor del poder y los que están en contra.

Un poder que no está dispuesto a mirarse en el espejo y reconocer sus propias contradicciones, que no escucha las denuncias tempranas sobre presuntos hechos de corrupción en el gobierno y que no pretende ni siquiera investigarlas para extirparlas de raíz en caso de que se comprueben o para quedar libre de culpas en caso contrario.

En conclusión, la historia de México nos muestra que el monólogo ha sido una herramienta discursiva propia de conservadores, de los que no escuchan, de quienes defendieron privilegios de clase o de grupo, en el imperio de Maximiliano, o en la dictadura porfirista o en los cacicazgos del régimen priista.

El monólogo como discurso del poder, en suma, ni es liberal, ni es democrático.

Así las cosas.

Nos interesa tu opinión

>
   Más entradas
ver todas las entradas
• ¿Edén o distopía? Esa es la cuestión 2020-05-25
• El código gobierno-oposición 2020-05-18
• Nace el “bloque opositor por Veracruz” 2020-05-11
• En 26 aniversario del magnicidio de Colosio, México sigue con hambre y sed de justicia 2020-03-23
• Veracruz, proceso inacabado de transición política 2020-03-18
• Urge pacto social por la seguridad y combate a la pobreza en Veracruz 2020-02-24
• Comienza la Cuarta Transformación 2018-11-30
• El espejo de Cuitláhuac 2018-11-12
• Ni presidencialismo autoritario ni vuelta al feudalismo 2018-09-19
• El republicanismo cívico 2018-08-22
• Veracruz: cambio de paradigmas 2018-07-31
• Alternancia en Veracruz: la izquierda y la ética republicana 2018-07-17
• 1 de julio, los ciudadanos escribieron la historia 2018-07-04
• El péndulo histórico 2018-06-24
• Rumbo al 1 de julio, ¿continuidad o alternancia? 2018-06-16
• Anaya y Yunes Márquez, lo accesorio sigue la suerte de lo principal 2018-06-12
• Veracruz en dos preguntas; el peso de la historia 2018-06-07
• En la recta final, la marea silenciosa 2018-06-02
• La cortina de humo 2018-05-31
• Duele Veracruz, 'hoy está peor que hace dos años': Pepe 2018-05-24
• Primero de julio cambio de maquinista ¿y de tren? 2018-05-22
• Primer cuarto de campaña; viene la verdad 2018-05-15
• "Si mi abuelita tuviera ruedas, sería bicicleta” ¿verdad licenciado Alemán? 2018-05-10
• A tambor batiente 2018-05-04
• Pepe Yunes, la forma es fondo 2018-05-02
• Futuro de Veracruz en 60 días de campaña 2018-04-25
• Pepe Yunes: pasar de la genética del abuso a la de los derechos 2018-04-12
• Veracruz, clave en el posicionamiento de Meade 2018-04-09
• El mal humor social 2018-03-12
• La misoginia de Rodrigo Marín 2018-03-06
• Anaya, a dos frentes: la PGR y Margarita 2018-02-22
• El ruido político 2018-01-25
• Eva, ¿libre de pecado? 2018-01-19
• AMLO y Cuitláhuac, ser y parecer 2018-01-16
• Veracruz, entre los 4 estados de riesgo para el 2018 2018-01-02
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010