De Veracruz al mundo
Inicio
FRANCISCO BERLÍN VALENZUELA
.
2013-11-04 / 23:08:59
Órgano rector nacional electoral
vía promisoria para mejorar la democracia
En los últimos meses -con motivo de las experiencias acumuladas en el pasado proceso electoral del 7 de julio-, se han alzado múltiples voces de inconformidad provenientes de diversos dirigentes políticos, por la forma en que se condujeron los comicios en algunas entidades federativas. En aquel momento se afirmó que las autoridades gubernamentales actuaron con parcialidad y en abierta intervención mediante el empleo de recursos del erario público, con la finalidad de favorecer a los candidatos afines a sus partidos. El asunto se agravó por la amenaza de los dirigentes políticos partidistas, de abandonar el “Pacto por México” si no intervenían las instancias federales para poner remedio a lo que consideraron como un verdadero atentado contra la democracia mexicana.

Se ha señalado que el control ejercido por los gobernadores en la conformación y funcionamiento de los institutos electorales locales, constituye la base del proceder antidemocrático, debido a que -en su mayoría-, dichos órganos son integrados por consejeros y representantes de partidos manipulables, con limitados conocimientos sobre la materia electoral, siempre dispuestos a servir a determinados intereses, mediante el otorgamiento de favores y de apoyos económicos. Por consiguiente, se estima que ese proceder hace de ellos, al sentirse comprometidos, servidores incondicionales de los designios del poder.

Para contrarrestar esta situación, ha venido cobrando fuerza, la idea de substituir a los institutos locales por un organismo nacional (INE), que garantice, de la mejor manera, la conducción e imparcialidad de los procesos electorales estatales. Se piensa que este tipo de estructuración federal dificultará -y hasta excluirá-, la intervención de los poderes políticos de las entidades federativas. Y que la dimensión nacional de la nueva institución aumentará la confiabilidad de los electores, evitando además, el desprestigio de los futuros procesos comiciales.

Ahora que se comienzan a debatir los posibles contenidos de la próxima reforma electoral, estamos justo en el momento de analizar -y sopesar-, todas las opiniones respecto a: la idoneidad o inconveniencia del órgano; y, en su caso, sus posibles características; forma de integración; facultades; y limitaciones.

En mi texto “Derecho Electoral”, publicado en el año de 1980, apuntamos que era de la mayor importancia instituir un “órgano rector de las elecciones”. Retomado en estos días el debate, es de insistirse en la idea de que, por muchas razones, la función de la organización comicial debe ser confiada a una institución independiente y libre de toda sospecha de parcialidad. Ajena desde luego, al gobierno y a los intereses políticos.

El enconado debate histórico, respecto a si debería de ser el gobierno el responsable de organizar las elecciones se superó hace muchos años con la creación del Instituto Federal Electoral. Pero ahora, desde una perspectiva que tome en cuenta la experiencia acumulada, tras más de dos décadas de su creación, la posible instrumentación de un nuevo organismo nacional debe movernos a reflexionar sobre los inconvenientes, fallas y vicios que han llevado a muchos, a cuestionarse –justamente-, la independencia e imparcialidad del propio IFE.

En artículos anteriores hemos señalado la falta de independencia de esa institución como una de las grandes “falacias de la democracia mexicana”. Por una parte, se sostiene que se trata de un organismo ciudadanizado. Pero en la realidad, todos sabemos que el IFE está convertido en un espacio para la repartición de cuotas de poder entre los partidos ahí representados. Y es un hecho que la distribución de “parcelas de poder” ha terminado por afectar la imagen, seriedad institucional y la funcionalidad del IFE. Al grado de que, en estos momentos, por la falta de acuerdos en la repartición, hacen falta cinco consejeros, anómala situación que evidencia la precariedad de su sistema de integración.

Resulta claro, entonces, que antes de llegar a la creación de un nuevo organismo nacional, es urgente replantear -y resolver-, la forma de conformación del actual IFE, dotándole de verdadera autonomía a fin de evitar trasladar sus defectos -y disfuncionalidades-, al nuevo organismo. De no corregirse esas patologías, el problema de la manipulación solo escalara de nivel. Ahora ocurre - marcada y perniciosamente en los estados-, pero de no tomar cartas en el asunto, después sucederá –cotidianamente-, en toda la república, a través del novel instituto nacional.

Especial cuidado deberá de tenerse para que el futuro Instituto Nacional de Elecciones realice –exclusivamente-, funciones administrativas electorales, cuidando de que sus atribuciones no invadan la esfera de acción de los órganos jurisdiccionales encargados de la impartición de la justicia electoral. Asimismo deberán delimitarse, muy claramente sus funciones para evitar el surgimiento de conflictos con motivo de la realización de los procesos estatales.

A manera de conclusión de un tema que –obviamente-, requeriría de mucho mayor espacio, podemos afirmar que con todos sus defectos, el IFE ha resultado ser una institución valiosa y fundamental para el proceso de democratización del país. En contraparte, es posible apreciar que los organismos estatales electorales se muestran cada vez menos independientes y autónomos, reacios a la rendición de cuentas, carentes de profesionalización y sumisos con los poderes locales. Tales patologías finalmente se traducen en falta de eficacia y creciente pérdida de la confianza ciudadana. De prolongarse ésta situación, los procesos electorales de las entidades terminaran por contaminar a los procesos federales. Es decir, los males de las partes acabarán afectando al todo.



*Doctor en Derecho. Autor de libros sobre Derecho Electoral y Parlamentario. Director-fundador de “El Colegio de Veracruz”.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Discurso de un presidente norteamericano que no debe olvidarse nunca 2017-01-24
• Juguemos a plagiar (A manera de anécdotas) 2016-08-23
• “Piensa mal y acertarás” 2016-08-13
• ¿A quién sirven los diputados? 2016-07-20
• Acabemos con las falacias democráticas 2016-06-26
• "En ningún caso, nadie que haya sido presidente del PRI puede volver a serlo" 2016-06-19
• “Riesgo de colapso de la democracia veracruzana” 2016-06-02
• Legado académico de un gran maestro del derecho 2016-05-20
• Campañas insustanciales 2016-04-30
• Ideas Vigentes 2016-03-23
• ¿Victoria electoral o derrota pactada? 2016-03-06
• ¿El caso Aristegui se repite en Veracruz? 2016-01-28
• "Propuesta de acciones a realizar en Veracruz para la transición política en un gobierno de dos años". 2015-10-11
• Una propuesta por Veracruz 2015-09-13
• ¿Es la sociedad mexicana conforme e indiferente? 2015-08-27
• A los Electores: ¿Votar o anular? 2015-06-03
• El fuero: ¿Privilegio Anacrónico? 2014-08-12
• Carlos S. Fayt: juez universal al servicio del derecho 2014-03-09
• Segunda vuelta electoral en una democracia de conveniencia 2013-11-20
• SEGUNDA VUELTA ELECTORAL EN UNA DEMOCRACIA DE CONVENIENCIA 2013-11-20
• Reelección legislativa: mayor empoderamiento ciudadano 2013-10-13
• BELISARIO DOMINGUEZ: “MARIMBERO CAMPEON DE LA JUSTICIA” 2013-10-07
• Candidaturas independientes en una democracia cuestionada 2013-09-27
• El congreso mexicano ha abdicado de la función de indagación 2013-09-09
• La ponderación como principio de justicia aplicable a las movilizaciones sociales. 2013-09-04
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-26
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-24
• Voces digitales: nueva forma de lucha social y política 2013-08-14
• El camino de las autocracias está empedrado de abstencionistas 2013-07-27
• Voto en Blanco y Curules Vacías, posible legado de “Morris” 2013-07-03
• La increíble historia de un popular candidato, inexistente 2013-06-17
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010