De Veracruz al mundo
Inicio
FRANCISCO BERLÍN VALENZUELA
.
2013-10-13 / 20:50:46
Reelección legislativa: mayor empoderamiento ciudadano
Los mexicanos hemos visto a lo largo de nuestra historia política como impedir la reelección legislativa se ha traducido en el debilitamiento del poder ciudadano. Pero además, éste aletargamiento se ha visto acompañado de un incremento correlativo en la fuerza e influencia de los partidos políticos.

En teoría los ciudadanos eligen a los candidatos a los puestos de elección popular. En la práctica, todos sabemos que son los dirigentes de esos institutos – de común acuerdo con los intereses políticos y económicos prevalecientes-, los que deciden sobre las candidaturas. Sólo las comunican a los electores para validar y formalizar su decisión a través del sufragio, dejándoles a éstos la ilusión de que ellos son los que realmente eligen a sus “representantes”.

Esta situación nos motiva para hacer un análisis objetivo -por encima de las conveniencias e identificaciones partidistas-, a fin de tratar de explicarnos las razones por las cuales, históricamente, el sistema parlamentario de México, se ha encontrado al margen de la posibilidad de reelegir a sus diputados y senadores.

La decisión se tomó en el año de 1932 y perdura hasta la fecha. Es interesante destacar que el constituyente de 1917 no introdujo tal restricción. La propuesta que se transformó en el impedimento -actualmente vigente-, provino de un grupo de políticos que la hicieron para quedar bien con el Gral. Plutarco Elías Calles tras el asesinato del Gral. Álvaro Obregón. Aprovechando el contexto generado por el magnicidio, extendieron el impedimento establecido para el titular del ejecutivo federal, incluyendo en la restricción a todos los legisladores. Para justificarlo, tuvieron a su favor, el precedente histórico del porfiriato.

Pero esa medida creada en la vorágine del oportunismo político, fue una extrapolación jurídico-política que, en los hechos, se tradujo en un drenado permanente de la experiencia acumulada en cada legislatura.

La reforma no tomó en cuenta que se trata de dos poderes distintos en su conformación, función y facultades. Uno, es, por su propia naturaleza, fundamentalmente unimembre: el presidente de la república tiene la responsabilidad de dirigir -con mucha agilidad-, las acciones que corresponden al ámbito ejecutivo. Mientras que el legislativo, por su parte, es un órgano colegiado que debe de tomar sus decisiones de manera concertada en base a la representación plural con la que se integra.

Hay que reconocer que en los años treinta -del siglo pasado-, la cultura política del país era muy precaria. Prevalecía el pragmatismo político enseñoreado por los hombres que encabezaron la revolución triunfante. En ese contexto, el caudillismo encontró un terreno fértil para imponer las decisiones políticas autárquicas de sus personajes más destacados.

En ese entonces, pocas personas pudieron percatarse de que, precisamente, en la posibilidad de la reelección de los miembros del parlamento reside una de las principales razones de ser, de ese órgano. Es decir, la figura de la reelección contribuye, entre otras cosas, a: profesionalizar la actividad parlamentaria; propiciar una vinculación efectiva con los electores de cada distrito; exigir el cumplimiento de los compromisos contraídos en campaña; y fortalecer al parlamento como la instancia que -por excelencia-, contribuye al equilibrio del poder republicano. Pero además, hay que tener presente que la posibilidad de repetir en el cargo, supone un sistema de calificación que valida -o reprueba-, el futuro de la carrera política de los legisladores.

Por otra parte, dejar sin contrapesos reales al ejercicio del poder del ejecutivo significa: correr el riesgo de apostarle a su degradación institucional. A ello obedece que en todos los parlamentos del mundo se contemple la posibilidad de la reelección de sus miembros. En algunos países, se establece la figura de manera indefinida y en otros, se ha instituido para periodos limitados. Pero en todos los casos se contempla como una característica esencial de los órganos camerales. En este sentido, la limitación y la prohibición prevalecientes en México constituye un verdadero caso sui generis dentro de la fisionomía parlamentaria mundial.

En el momento que vivimos -segunda década del siglo XXI-, tenemos que ser capaces de desterrar de nuestro sistema de representación política, la aberración de esa patología que ha sido tan cara para la maduración -institucional y funcional-, de nuestro parlamento. El impedimento de la reelección es una de las razones -por muchos ignorada-, que más ha contribuido al debilitamiento, desprestigio e insuficiente desarrollo del órgano legislativo.

Claro está que la reelección en México requiere ser matizada. Desde hace 25 años hemos propuesto en diferentes foros y publicaciones, que lo aconsejable para nuestro país es una reelección continua limitada, que en el caso de los diputados sería de una elección y dos posibles reelecciones (9 años en total), y en el de los senadores una elección y sólo una reelección (posibles 12 años). La razón de estas limitaciones se encuentra en el hecho de que debe mantenerse abierto el cauce para que las nuevas generaciones puedan acceder al ejercicio de las actividades parlamentarias, así como evitar los efectos perniciosos que producen la reelección legislativa ilimitada en los sistemas parlamentarios que la contienen.

Finalmente, cabe preguntarnos ¿quién se ha beneficiado de la permanencia por 81 años de tal limitación? Porque no ha sido una mera situación accidental o involuntaria. Más bien, se ha tratado de una decisión cabalmente conceptuada desde las más altas esferas del poder. No podemos soslayar que la no reelección de legisladores contribuyó – y mucho-, a la existencia de un partido hegemónico que hizo cada vez más fuerte, la presencia del poder presidencial –y también de los gobernadores- que, al paso de los años conformó lo que un premio nobel de la literatura llamó “la dictadura perfecta”.

*Doctor en derecho. Autor de libros sobre Derecho Electoral y Parlamentario. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Articulista de publicaciones nacionales y locales.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¿Victoria electoral o derrota pactada? 2016-03-06
• ¿El caso Aristegui se repite en Veracruz? 2016-01-28
• "Propuesta de acciones a realizar en Veracruz para la transición política en un gobierno de dos años". 2015-10-11
• Una propuesta por Veracruz 2015-09-13
• ¿Es la sociedad mexicana conforme e indiferente? 2015-08-27
• A los Electores: ¿Votar o anular? 2015-06-03
• El fuero: ¿Privilegio Anacrónico? 2014-08-12
• Carlos S. Fayt: juez universal al servicio del derecho 2014-03-09
• Segunda vuelta electoral en una democracia de conveniencia 2013-11-20
• SEGUNDA VUELTA ELECTORAL EN UNA DEMOCRACIA DE CONVENIENCIA 2013-11-20
• Órgano rector nacional electoral 2013-11-04
• BELISARIO DOMINGUEZ: “MARIMBERO CAMPEON DE LA JUSTICIA” 2013-10-07
• Candidaturas independientes en una democracia cuestionada 2013-09-27
• El congreso mexicano ha abdicado de la función de indagación 2013-09-09
• La ponderación como principio de justicia aplicable a las movilizaciones sociales. 2013-09-04
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-26
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-24
• Voces digitales: nueva forma de lucha social y política 2013-08-14
• El camino de las autocracias está empedrado de abstencionistas 2013-07-27
• Voto en Blanco y Curules Vacías, posible legado de “Morris” 2013-07-03
• La increíble historia de un popular candidato, inexistente 2013-06-17
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010