De Veracruz al mundo
Inicio
FRANCISCO BERLÍN VALENZUELA
.
2013-08-14 / 10:36:52
Voces digitales: nueva forma de lucha social y política
En especial entre los jóvenes
La era digital continúa mostrando sus potencialidades. Apenas hace unos días tomó la forma de una protesta ante el injusto encarcelamiento de una joven profesora xalapeña que, de buenas a primeras, tras el inopinado desenlace de un viaje quedó convertida en narcotraficante.

De inmediato, sus correligionarios, amigos y conocidos organizaron una campaña de denuncia y apoyo a través de las redes sociales y, sin saberlo, construyeron lo que —en opinión de varios— constituye la más exitosa operación relámpago hasta ahora registrada en internet dentro de nuestro país. Es decir, en apenas unos cuantos días lograron la expedita reconsideración de la supuesta culpabilidad, con la consiguiente veloz excarcelación de la detenida.

Resulta por demás interesante resaltar el hecho de que haya sido, otra vez en Veracruz, desde donde por tercera ocasión, en pocos meses, surgió una acción de esta naturaleza que, en todos los casos, tuvo repercusiones mediáticas nacionales. Anteriormente, la sociedad civil jarocha se había movilizado —virtualmente— en el asunto de unos twitteros consignados “por difundir rumores” y, apenas hace unas semanas, desde Xalapa, la ciudad capital, el gato Morris se convirtió en un fenómeno político que acaparó la atención de propios y extraños al convertirse en un popular candidato imaginario. Su aparición se mostró como una forma de censura y de desaprobación ante lo que sus creadores consideraron como exiguas ofertas políticas de los partidos. Al final, como es sabido, el simpático felino logró la nada despreciable cifra de más de 150 mil likes, muchos de los cuales se convirtieron en votos, no obstante que sus emisores estaban conscientes de que su voto sería desperdiciado.

Nunca sabremos el número exacto de los sufragios que le apoyaron a este candigato porque, conforme a la legislación vigente, sus votos se contabilizaron en un rubro general de sufragios nulos o de candidatos no registrados. Razón por la que perdimos la oportunidad de conocer, con precisión, la cantidad exacta de las papeletas cruzadas a su favor aunque, desde luego, debieron de ser varios miles.

Pero, en todo caso, los hechos están ahí, esperando un análisis exhaustivo que proponga explicaciones acerca de ¿por qué se da tal recurrencia, en un mismo estado, en un periodo tan corto? Ciertamente, en una situación se trató de un asunto de implicaciones estatales; otro, fue una cuestión de índole partidista municipal, y el último versó sobre un problema de carácter federal. Pero, ¿será que ya le agarraron gusto al gusto al comprobar que —bien presentada e impulsada— una campaña en twitter o en facebook brinda excelentes resultados? ¿Será que se trata de una entidad que tiene una gran conectividad y mucha familiaridad con el uso de las computadoras y los dispositivos móviles? ¿O hay algo en el tejido social de Veracruz que está luchando por manifestarse y que, poco a poco, va encontrando una forma de organizarse para hacer sentir inconformidades o protestas?

Lo incuestionable es que las redes sociales están modificando muchas cosas y, entre ellas, la forma de hacer y de participar en la política. En esta nueva era, su primera gran aparición se dio en España en 2004 —a tres días de las elecciones generales— cuando, tratando de tender una cortina de humo, José María Aznar hizo declaraciones incriminando precipitadamente a ETA de los atentados ocurridos en el metro de Madrid. Al descubrirse el engaño, se convocó a través de mensajes SMS a una jornada de reflexión nacional. Así, un día antes de la elección, gracias a la velocidad y a la interconexión instantánea de los textitos el resultado de la historia cambió: el PSOE perdió unos comicios que —muy probablemente—, sin el uso de los mensajes en los dispositivos móviles, hubiera ganado.

En 2008 la elección de Barack Obama confirmó la diferencia de épocas. Ya no hubo duda de que estamos viviendo otra era. Y que el mundo de la política cambió. Ahora sabemos que, en gran medida, la llegada de Obama a la presidencia de Estados Unidos se explica por la innovadora forma en que manejó su presencia a través de las redes. Tanto para contactarse cotidianamente con miles de potenciales electores, como para darles a conocer sus ideas y además, obtener financiamiento fresco. Utilizando las redes pudo operar con mucha libertad su propuesta de gobierno. Pero sobre todo, no requirió de mayores compromisos con las grandes corporaciones que tradicionalmente eran quienes financiaban a los candidatos con posibilidades reales de ganar.

Después, hemos visto actuar a los indignados en España y, en su momento, también fuimos testigos de la revuelta conocida como la primavera árabe. Asimismo, está ampliamente reseñada la participación multitudinaria de jóvenes en Siria. Sin ignorar, por supuesto, el famoso Yo Soy 132. Sabemos que el uso de las redes ha sido decisivo en todas esas luchas políticas y sociales.

La incorporación de estas nuevas herramientas tecnológicas es irreversible. Su uso llegó para quedarse. Porque, como lo señalara recientemente el expresidente James Carter, su uso fortalece la libertad de expresión y los movimientos democráticos.

Es perfectamente previsible que en nuestro país, en el futuro —muy próximo—, la intervención de los cibernautas y su presencia en las redes cobrará mayor importancia y trascendencia. Su voz digital resonará cada vez con mayor fuerza. Su capacidad de penetración, relativa autonomía, espontaneidad y la explosividad de su formato tendrán que ser, además, elementos a considerar en el ejercicio diario de la gobernabilidad. Por supuesto, ni que decir en cuanto a que su predictible creciente influencia será un factor fundamental cuando nuevamente se elijan candidatos, planteen ofertas políticas o se realicen modificaciones legislativas.

Ahora mismo, con una reforma política en puerta, bien harían las fracciones parlamentarias en diseñar estrategias de comunicación especiales para hacer presencia en Internet y surcar las redes con el objeto de: dar a conocer oportunamente sus propuestas; medir su aceptación o rechazo; centrar el debate; y sobre todo tratar de generar consensos entre la población. De manera especial entre los jóvenes. Lo más seguro es que las próximas discusiones legislativas ya no podrán suceder en la intimidad de los salones y recintos del Congreso, tradicionalmente alejados de la ciudadanía. No lo duden —ni les desestimen—, porque hay #Hashtags —con temas del momento— que pandean hasta a los más pintados.

El autor es doctor en derecho, autor de

libros sobre derecho electoral y parlamentario y

exdirector fundador de El Colegio de Veracruz



Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• ¿Victoria electoral o derrota pactada? 2016-03-06
• ¿El caso Aristegui se repite en Veracruz? 2016-01-28
• "Propuesta de acciones a realizar en Veracruz para la transición política en un gobierno de dos años". 2015-10-11
• Una propuesta por Veracruz 2015-09-13
• ¿Es la sociedad mexicana conforme e indiferente? 2015-08-27
• A los Electores: ¿Votar o anular? 2015-06-03
• El fuero: ¿Privilegio Anacrónico? 2014-08-12
• Carlos S. Fayt: juez universal al servicio del derecho 2014-03-09
• Segunda vuelta electoral en una democracia de conveniencia 2013-11-20
• SEGUNDA VUELTA ELECTORAL EN UNA DEMOCRACIA DE CONVENIENCIA 2013-11-20
• Órgano rector nacional electoral 2013-11-04
• Reelección legislativa: mayor empoderamiento ciudadano 2013-10-13
• BELISARIO DOMINGUEZ: “MARIMBERO CAMPEON DE LA JUSTICIA” 2013-10-07
• Candidaturas independientes en una democracia cuestionada 2013-09-27
• El congreso mexicano ha abdicado de la función de indagación 2013-09-09
• La ponderación como principio de justicia aplicable a las movilizaciones sociales. 2013-09-04
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-26
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-24
• El camino de las autocracias está empedrado de abstencionistas 2013-07-27
• Voto en Blanco y Curules Vacías, posible legado de “Morris” 2013-07-03
• La increíble historia de un popular candidato, inexistente 2013-06-17
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010