De Veracruz al mundo
Inicio
ESTESSUR
Raúl Domínguez
2017-06-06 / 22:34:06
El profético 'I leave but I ll come back' de Yunes Linares
Cuando en 1997 Miguel Ángel Yunes Linares a la sazón presidente del CDE del PRI perdió 107 de las hasta ese entonces 210 demarcaciones municipales, los diarios locales y nacionales se dieron vuelo, dedicando al nativo de Soledad de Doblado, miles de litros de tinta y toneladas de papel, haciéndolo trizas ante la opinión pública, por el pecado capital cometido y no era para menos, por la sencilla razón que entre los municipios donde la ciudadanía se sacudió el yugo priísta, figuraban aquellos con el mayor presupuesto y por lo tanto ''la ca$a no estaba dispuesta a perder''.
Cuando en 1997 Miguel Ángel Yunes Linares a la sazón presidente del CDE del PRI perdió 107 de las hasta ese entonces 210 demarcaciones municipales, los diarios locales y nacionales se dieron vuelo, dedicando al nativo de Soledad de Doblado, miles de litros de tinta y toneladas de papel, haciéndolo trizas ante la opinión pública, por el pecado capital cometido y no era para menos, por la sencilla razón que entre los municipios donde la ciudadanía se sacudió el yugo priísta, figuraban aquellos con el mayor presupuesto y por lo tanto “la ca$a no estaba dispuesta a perder”.



La respuesta del entonces gobernador Patricio Chirinos Calero, seguramente impulsado por su esposa Sonia Sánchez, no se hizo esperar y “sugirió” gentilmente a su dirigente estatal priísta renunciar ipso facto.



Quién esto escribe –y no precisamente por el trato diligente que como secretario de Gobierno en todo momento me dispensó- consideró que quién tenía que renunciar –no solo a la jarra por propia salud física y mental- sino también al cargo de gobernador, era en efecto el “sanluiseño”, porque se hubiera querido o no aceptar, el responsable de la primera gran debacle del Revolucionario Institucional, fue precisamente él.



Como haya sido, y pese a su carácter volado, Yunes Linares no discutió la orden de su dipsómano jefe y abandono de inmediato el cadavérico edificio de Ruiz Cortines, no sin antes parafrasear al General Douglas: I leave but I'll come back (Me voy, pero volveré).



Por aquellos años se refugió en la Ciudad de México, desempeñando cargos en el gobierno federal y el CEN del PRI, en donde tras amarrar en 2003 una diputación federal plurinominal en la LIX Legislatura, formó parte del grupo compacto de la otrora poderosa lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, para entonces “pastora” del rebaño priísta en la Cámara Baja.



Hacia 2004, Yunes Linares, investido como poderoso diputado federal se sumó a la veintena de aspirantes a suceder por el PRI a Miguel Alemán, logrando quedarse con la nominación su archi enemigo Fidel Herrera. A partir del viciado proceso –como todos al interior del revolucionario institucional- optó por renunciar a su militancia y aceptar hacia 2005 una cartera en el gabinete de seguridad del Presidente panista Vicente Fox.



De ahí pal ‘real la historia de Miguel Ángel Yunes es harto conocida, no solo por sus filias y fobias, sino porque desde entonces se dedicó a construir el camino que el año pasado lo condujo a Palacio de Gobierno, cumpliendo a pie juntillas la promesa dougliana de “Me Voy, Pero Volveré”.



Veinte años después ha vuelto para sacarse esa “espinita” y justamente el pasado domingo se adjudicó la nada despreciable victoria en 113 municipios, que hacen la suma total de un millón 50 mil 213 votos (32.87 por ciento de los sufragios emitidos), cifra alentadora para Yunes Linares en su proyecto de imponer a uno de sus hijos, como abanderado de la posible alianza PAN/PRD.



Eh, ahí, la explicación del porqué literalmente el gabinete estatal concentró todos sus esfuerzos en el puerto de Veracruz, para abonar al arrasador triunfo de Fernando Yunes Márquez, quien de acuerdo a datos del PREP, con el 97.10 por ciento de las casillas contabilizadas, se adjudicó cien mil 359 sufragios, cifra histórica y avasalladora frente a los 39 mil 160 del morena y 30 170 de la coalición PRI/PVEM.



En este escenario, son pocos los que han reconocido el mérito del gobernante, insistimos –por esas cualidades y fallas- por las que se caracteriza, como operador electoral, no obstante sus adversarios no deberían descalificarle, alegando que en efecto el PAN y su aliado el PRD, solo lograron triunfar en “pueblitos bicicleteros”.



Hasta este momento la alianza panista/perredista ha triunfado en 17 de 30 cabeceras distritales; Pánuco, Tantoyuca, Tuxpan, Álamo Temapache (con el experimentado Jorge Vera Hernández), Papantla, Martínez de la Torre, Misantla, Coatepec, Veracruz, Boca del Río, Medellín, Córdoba, Camerino Z. Mendoza, Zongolica, Cosamaloapan, Santiago Tuxtla y Acayucan, por lo tanto es un error el minimizar los resultados del pasado domingo, porque si de colorear de azul el voto verde se trata, los panistas se pintan solos y sobre todo en regiones de muy alta marginación.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010