De Veracruz al mundo
Inicio
FRANCISCO BERLÍN VALENZUELA
.
2013-06-17 / 23:43:55
La increíble historia de un popular candidato, inexistente
En menos de una semana, “El Gato Morris” pasó de ser un perfecto desconocido a convertirse en una celebridad dentro de la política veracruzana. De hecho, más bien, en ese breve periodo: apareció, creció, alcanzo la mayoría de edad y desarrolló la más vertiginosa carrera política de la que se tenga memoria, recientemente.

Producto del ingenio anónimo, El “candigato Morris”, como es presentado en las redes sociales, rebasó -casi de inmediato-, el número de links registrado por los demás candidatos a la Presidencia Municipal de Xalapa, la ciudad capital de Veracruz, mi estado natal. Al momento en que escribo estas líneas, van más de ciento veinte mil, los simpatizantes de esta forma de expresión política. Y estoy seguro de que al difundirse más, el hermoso cartel que rubrica la nota periodística publicada al respecto en NOTIVER, -el diario más leído del puerto jarocho-, sus seguidores continuaran creciendo.

Pero la pregunta obligada es ¿por qué sucede esto?, ¿por qué una figura físicamente inexistente genera tanta identificación y expectación?. Doy por descontado que el humor y el sentido sarcástico con el que dotaron, a esta idea mis paisanos, ayuda en gran medida, a explicar un resultado tan explosivo como seductor.

Pero no cabe duda de que, sociológica y políticamente, su significado es mucho más serio y profundo. En principio creo que debería de mover a la reflexión, a todos los partidos que compiten, pero sobre todo a los tres grandes: PRI, PAN y PRD, pues, según se ve, sus dirigentes no fueron capaces de encontrar personas idóneas y formular propuestas que obtuvieran con la seriedad que se requiere, el interés y las expectativas ciudadanas.

Valga decir, en descargo de los contendientes por ese colapsado municipio, que el fenómeno no puede ubicarse como algo exclusivamente referido a la campaña por la presidencia municipal de la Atenas Veracruzana. A todas luces, el fenómeno habla de un hartazgo ciudadano mayor. Porque hacia muchas partes a donde se voltee, en diferentes regiones del estado y en diversas zonas del país, se puede palpar que ahí, se hace mala política. No es gratuito que la frase y el pensamiento que se difunde, asociado con la imagen del gato, verse sobre “los ratones” y las “ratas”, proponiéndose, precisamente a este animal, como el más indicado para combatirlos -o acabarlos-, eficazmente.

Y creo que tras la presencia de este candigato hay todavía más fondo. Los intercambios de personajes que ayer estaban en un partido y hoy amanecen en otro atizan la percepción de que existe algo así como una especie de promiscuidad interpartidista. El desinhibido flujo de un partido a otro. De un cargo de elección, sin concluir, a otro. De la inclusión de la parentela en las planillas comiciales, en clara expresión de abuso del poder, confirmaría que no existen ideales, ni principios por parte de quienes así proceden. Que la ética y la congruencia política están ausentes. Y que por lo mismo, tampoco se puede esperar de ellos, una actitud de lealtad, responsabilidad o de compromiso. Así las cosas, ¿Quién quiere ser representado por tan simuladores protagonistas?

El candigato “Morris” es un simpático felino. Sin pretensiones de linaje o de presunción de una raza especial, -aunque, quienes conocen de felinos afirman que no hay gatos corrientes- , tiene la singular virtud de mover conciencias y desatar pasiones. Su presencia en el escenario político debería hacernos recordar lo que afirma Samuel Schmidt: “el chiste (el humor) es una metáfora comunicativa donde la sociedad le indica al gobierno lo que la irrita, con la esperanza de que componga lo que está fallando” .

Desde hace varios años, en muy diferentes foros políticos y académicos, hemos insistido en la necesidad de que en nuestro país se contemple la posibilidad de incluir en la boleta electoral el llamado “voto en blanco”. En las democracias avanzadas este tipo de expresión de la voluntad popular constituye un valioso recurso para que el electorado exprese su insatisfacción y/o su frustración por no sentirse atraído o representado por ninguna de las candidaturas propuestas. Su inclusión, en las boletas electorales, da lugar a un “abstencionismo activo”, porque el elector sí va a la urna a expresar su voluntad, frente al “abstencionismo pasivo”, en que simplemente no concurre a sufragar. Al momento del computo el “voto en blanco” se contabiliza formalmente y cuando su registro manifiesta sumas importantes, su lectura política significa que los partidos, no le están cumpliendo al electorado, por lo que deben de repensar estrategias, cambiar dirigencias, replantear propuestas y encontrar candidatos distintos, capaces de entusiasmar a los ciudadanos.

El fenómeno “Morris” es un aviso a tiempo, que impone la necesidad de evitar que se propague como una epidemia a todo el país. Ojalá y ahora que se tiene en puerta una reforma electoral, en el Congreso Federal se aquilate la conveniencia de proporcionar a los mexicanos la forma de expresar, legítimamente, la desaprobación de su entorno político-electoral. Porque de lo contrario las figuras como “el candigato” pueden producir efectos contrarios a su fin y lejos de castigar a quienes se rechaza de antemano, una voluminosa votación en favor de figuras imaginarias podría, paradójicamente, significar la victoria de cualquiera de los otros candidatos, pues con base en un exiguo voto duro, se podrían alzar con el triunfo, gracias a que los votos por un “candigato” se desvían hacia la nada. El voto neutralizado pudiera operar como la diferencia a su favor. Y al no haber “voto en blanco” tampoco reflejarían un malestar que claramente existe y que seguramente se irá acrecentando en el porvenir.

*Especialista en Derecho Electoral y Parlamentario. Ex Director Fundador de “El Colegio de Veracruz”.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
• Discurso de un presidente norteamericano que no debe olvidarse nunca 2017-01-24
• Juguemos a plagiar (A manera de anécdotas) 2016-08-23
• “Piensa mal y acertarás” 2016-08-13
• ¿A quién sirven los diputados? 2016-07-20
• Acabemos con las falacias democráticas 2016-06-26
• "En ningún caso, nadie que haya sido presidente del PRI puede volver a serlo" 2016-06-19
• “Riesgo de colapso de la democracia veracruzana” 2016-06-02
• Legado académico de un gran maestro del derecho 2016-05-20
• Campañas insustanciales 2016-04-30
• Ideas Vigentes 2016-03-23
• ¿Victoria electoral o derrota pactada? 2016-03-06
• ¿El caso Aristegui se repite en Veracruz? 2016-01-28
• "Propuesta de acciones a realizar en Veracruz para la transición política en un gobierno de dos años". 2015-10-11
• Una propuesta por Veracruz 2015-09-13
• ¿Es la sociedad mexicana conforme e indiferente? 2015-08-27
• A los Electores: ¿Votar o anular? 2015-06-03
• El fuero: ¿Privilegio Anacrónico? 2014-08-12
• Carlos S. Fayt: juez universal al servicio del derecho 2014-03-09
• Segunda vuelta electoral en una democracia de conveniencia 2013-11-20
• SEGUNDA VUELTA ELECTORAL EN UNA DEMOCRACIA DE CONVENIENCIA 2013-11-20
• Órgano rector nacional electoral 2013-11-04
• Reelección legislativa: mayor empoderamiento ciudadano 2013-10-13
• BELISARIO DOMINGUEZ: “MARIMBERO CAMPEON DE LA JUSTICIA” 2013-10-07
• Candidaturas independientes en una democracia cuestionada 2013-09-27
• El congreso mexicano ha abdicado de la función de indagación 2013-09-09
• La ponderación como principio de justicia aplicable a las movilizaciones sociales. 2013-09-04
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-26
• Grandes "Falacias" de la Democracia en México. A propósito de la reforma política 2013-08-24
• Voces digitales: nueva forma de lucha social y política 2013-08-14
• El camino de las autocracias está empedrado de abstencionistas 2013-07-27
• Voto en Blanco y Curules Vacías, posible legado de “Morris” 2013-07-03
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010